Valencianos en el Aconcagua: 40 años de una gran primera

Publicado en por ANQAM Escalada

ARTÍCULO-HOMENAJE EN DESNIVEL DE NOVIEMBRE

Hace 40 años los valencianos Miguel Gómez, Amadeo Botella, Ángel Tébar y Toni Martí hicieron Historia del Alpinismo, con mayúsculas. En 1972 conseguían escalar por primera vez en estilo alpino los 3.000 metros con VI y A2 de la vía Francesa a la cara sur del Aconcagua. Reproducimos el principio del artículo-homenaje que les dedicamos en la revista Desnivel de noviembre.

       02-aconcagua_1.jpg

Artículo: 40 años de la Francesa en estilo alpino a la Sur del Aconcagua en la revista Desnivel nº 316 (Ediciones Desnivel)

 

Siete grandiosas caras alpinas recogía Reinhold Messner en su famoso libro Las grandes paredes: las nortes del Monte Agner, Matterhorn, Grandes Jorasses y Eiger, y las sures del Nanga Parbat, Dhaulagiri y... Aconcagua. En 1977, el ya famoso alpinista italiano refrendaba la categoría de esta pared de casi 3.000 m que culmina a casi 7.000 de altitud. En realidad por esos años se estaba rebajando la altura de 7.032 a 6.965. Una cara sur del hemisferio sur para hollar el techo de América.

 

Abierta por siete franceses en 1954 después de un mes de preparación y una escalada final de siete días en la que participaron seis –sólo falló el jefe, René Merlet, aquejado de ciática–. Robert Paragot, Lucien Berardini, Guy Poulet, Adrien Dagory, Edmond Denis y Pierre Lesueuer, resolvieron un mito agrandado por la tormenta que se echó encima cuando tenían 2.000 metros de riesgos por debajo y 1.000 por encima. Mejor arriba que abajo. Tuvieron más mérito “que escalar el Everest hoy en día”, escribió Miguel Gómez para la revista Riscos. Bajaron tocados

 

Messner tras los valencianos

Veintitrés años después, en aquel libro, Messner colocaba la Sur del Aconcagua, junto con la pared del Rupal del Nanga Parbat y la norte del Eiger, destacadas como “los objetivos clásicos en las montañas del mundo” entre cuantas montañas se las quisiera comparar. Él, en 1974, había abierto junto con una expedición la Directísima, hoy conocida como Messner. Ponía su experiencia al servicio de un joven grupo surtirolés y dejaba equipado el espolón inferior para poder retirarse en caso de tempestad o enfermedad. Finalmente subió solo a la cumbre desde el último campamento y, al descender por la pared, recogió a su compañero agotado.

 

Dos años antes los valencianos subieron todos. Ni tenían experiencia himaláyica, la mayoría no había subido antes a 5.000 metros, ni equiparon absolutamente nada. Aparecieron un 18 de febrero de 1972 a sus pies –antes que sus víveres– y, al tiempo que intentaban olvidarse del hambre, se acercaban a inspeccionar la pared al día siguiente mientras llegaban su comida y equipo. “Nos mirábamos algo sobrecogidos –escribe Miguel– sin decirnos nada; en nuestro interior algo pasaba que nos impedía hablar”.Como estaban aclimatados ya que habían escalado picos difíciles y altos en Chile, el 20 de febrero entraron en la vía y nueve días después salían por arriba, donde comenzaría otra odisea.

 

Desde entonces, y en buena medida ahora, esta escalada ha pasado medio desapercibida apareciendo con la fugacidad de una repetición temprana: tercera de la Francesa o quinta de la cara. Pero la escalada de los valencianos significó un hito: la primera en estilo alpino de una vía que también había resultado durísima para sus primeros repetidores, una expedición japonesa que en 1967 pasó 36 días trabajando la ruta y 6 más escalándola.

 

Su cálculo inicial fue el de repetir el tempo final de los primeros pero sin los 30 días de preparación previa. ¡Siete días de estilo alpino puro ante 3.000 metros de vía con dificultades de VI y A2 y con un glaciar superior donde sabían que perderían un día. Resulta difícil encontrar una muestra de estilo alpino de esa envergadura en aquella época. Ni Toni Martí, ni Ángel Tébar recuerdan un referente directo. ¿Qué impulsó a los valencianos a afrontar semejante reto? No se sabe bien. Lo que sí se sabe es quién.

 

Artículo íntegro en Desnivel 316 (Noviembre 2012) o en su versión digital.

 

Fuente: www.desnivel.com

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post