Ueli Steck relata su intento al Everest

Publicado en por ANQAM Escalada

3 de Junio.

 

Ueli Steck relata su intento al Everest, junto a Don Bowie, por la ruta normal de la cara norte sin oxígeno. Se dio la vuelta a 100 metros por el frío.

 

Les dejamos una breve reseña de lo que fue su intento al Everest y palabras que valen la pena rescatar, no se que les parece a ustedes.?

 

...A 8000m Don se da la vuelta, sus pies están demasiado fríos. Ésta es la clave de ir sin oxígeno...¡el frío! Continúo. Veo luces delante de mí por todas partes. Una cadena de luces por toda la arista. Ahora puedo ver las tiendas del campo 3, así que debo de estar a unos 8.300 m. Me queda la mitad del desnivel hasta la cima.

basecamp 

En principio queríamos hacer un descanso largo aquí, pero me siento bastante bien y no necesito descansar. Me sorprendo de lo bien que me encuentro aquí arriba. Algunas veces me molesta el estómago, pero lo soluciono con Coca-Cola y se calma inmediatamente. Llevo dos botellas de 0.6l conmigo. Comer y beber aquí arriba es muy difícil. Intento beber a sorbitos. El frío hace que me duelan los dientes.

 

A pesar del mono de plumas y sin parar de moverme no entro en calor. Me gusta la escalada, aunque no tiene mucho que ver con la escalada. Mejor diría que es andar. En la arista paso unas bandas y llego al Primer Escalón. Aquí tengo que escalar un poco. No subo por las cuerdas fijas, no sé si están bien fijadas, prefiero escalar y elegir dónde agarrarme.

 

Ahora el famoso Segundo Escalón. 30 metros de roca vertical asegurados con una escalera. Una vez que llego arriba veo gente delante de mí. Son bastante lentos y les adelanto. Finalmente amanece. Espero que el sol me caliente un poquito. Todavía no puedo sentir diferencia. Tengo los pies entumecidos desde hace un rato. Noto como mis talones se congelan, sin sensibilidad. No es una buena señal.

Continúo hasta el Tercer Escalón. Un sherpa me dice que me queda como máximo una hora para llegar a cima. ¿Debo seguir? ¿Debo dar la vuelta?. No está lejos. Pero mis pies... Estoy en una montaña distinta a los demás... sin oxígeno. Tengo que aceptarlo: debo dar la vuelta y bajar tan rápido como pueda. No quiero sacrificar ninguno de mis dedos por el Everest.

 

Me encuentro totalmente en forma, así que voy rápido, y a las 9am estoy de vuelta en el campo 2. El mismo día Don y yo bajamos hasta el campo base avanzado. 
La aventura del Everest se ha terminado. Una pena. Lo estaba haciendo bien. Pensaba que allá arriba sólo iba a sufrir. Para nada. Pero estoy feliz por mis buenas sensaciones, tiré, es lo que buscaba, aunque me di la vuelta a 100 metros de la cima. Por supuesto habría sido bonito alcanzar la cumbre. Por un momento pensé en pedir a un sherpa si podía respirar 10 minutos de oxígeno. Entonces habría tenido otra vez los pies calientes. Pero entonces hablaríamos de otro pico. Así que mejor, para abajo. ¡El Everest seguirá ahí y puedo volver!

 

De la locura por la cima a la Humildad de los grandes.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post

CHIKY 06/19/2011 05:37


greenlight cabe destacar que, segun mi entender, se refiere a 100m en vertical que no es lo mismo que estar a una cuadra de distancia... igualmente es realmente cerca, pero este muchacho sabe lo
que hace, y sabe que la montaña no se va a ir a ningun lado, su vida por encima de cualquier reconocimiento, fama o sponsoreo. a muchos la mente se les nubla y por llegar exponen su vida y la de
otros en rescates evitables con un poco de conciencia, como la de este muchacho,,,