Nueva ruta neozelandesa en el Kusum Kanguru

Publicado en por ANQAM Escalada

 Lunes, 11 de Julio de 2011
VALLE DEL KHUMBU

Ben Dare, Steve Fortune y Mike Rowe realizan la primera ascensión conocida –sin cumbre- de la arista Noroeste de este pico del valle del Khumbu, después de un intento en el Kyajo Ri (6.186 m) marcado por las malas condiciones meteorológicas.


up tp col - summit rainbowEl potencial de realizar alpinismo en mayúsculas en montañas relativamente ‘bajas’ de Nepal sigue siendo muy importante. Lo han demostrado esta primavera los neozelandeses Ben Dare, Steve Fortune y Mike Rowe con su expedición New Zealand Solu Khumbu Alpine-Style de esta primavera en la que lanzaron un intento fallido de abrir nueva ruta al Kyajo Ri (6.186 m) y posteriormente se desplazaron hasta el Kusum Kanguru (6.370 m), donde intentaron una vertiente inescalada y ascendieron una línea (1.050 m, M5, sin cumbre) de la que no se conocen otros precedentes.


Vertiente no escalada en el Kyajo Ri

 El Kyajo Ri era el objetivo prioritario para la expedición neozelandesa. Concretamente, se fijaron en la cara Noroeste de la montaña, que no ha sido escalada nunca completamente hasta la fecha. Después de analizar con detalle sus opciones, se decidieron por “un destacado sistema de corredores que va desde la parte alta del glaciar colgante hasta la derecha de la cumbre, o bien directamente a la cumbre si se corta a la izquierda por la misma pared”, explican en su blog. Por lo visto, la versión que conduce a la arista (la primera) fue la que intentaron los italianos Enrico Bonino y Nicolas Meli en su expedición de 2009 en la que se quedaron a unos 120 metros de la cumbre tras haber superado dificultades de hasta M6+, WI5+ y A2 en la parte alta de la ascensión.

El mal tiempo, con una insistente nevada durante la ascensión, les obligó a retirarse de nuevo al campo base. Desde allí, cuando pudieron volver a observar la pared, vieron que el riesgo de avalanchas era muy grande y decidieron trasladar su campo base hasta su siguiente objetivo, el Kusum Kanguru.


Cara suroeste del Kusum Kanguru

Una ardua aproximación por caminos poco transitados llevó a los neozelandeses hasta la inescalada vertiente suroeste del Kusum Kanguru, donde se encontraron la imagen de un imponente muro demasiado seco: “daba la impresión que iba a hacer falta mucha escalada en roca suelta para ascender la pared”, comentan en su blog. Exploraron a fondo la pared antes de decidir que la ruta más rápida y segura por la parte inferior de la misma debía ser un corredor de hielo situado a la izquierda, donde se podría minimizar el riesgo por caída de piedras si se escalaba antes del amanecer.

Pero antes de poder lanzar su ataque, llegó otra vez el mal tiempo y la nieve, que tapizó de blanco la vertiente convirtiéndola en más dura y peligrosa. De nuevo, Dare, Fortune y Rowe se vieron obligados a retirarse y a cambiar de objetivo, después de varios días de nevadas ininterrumpidas.


Arista Noroeste del Kusum Kanguru

Tras comprobar lo arriesgado de un intento por la cara suroeste, los tres alpinistas se desplazaron una vez más, en esta ocasión hacia la arista Noroeste, con un punto de partida algo más elevado (4.500 m) y fuera del camino natural de las avalanchas y caídas de piedras.

“Inicialmente habíamos planeado subir hasta la arista en el primer día y después continuar por el Pico Oeste hasta la Cima Central el día siguiente”, señalan en el blog, “sin embargo, después de progresar bien en las moderadas pendientes inferiores, tan pronto como nos encontramos en el terreno más abrupto de encima nos dimos cuenta de que iba a ser un gran reto en esas condiciones”. Un desafío endurecido por pasos muy verticales y por la profunda capa de nieve fresca que les obligaba a abrir huella y avanzar lentamente.

Su primer y larguísimo día en la pared, de 14 horas de esfuerzos, les llevó hasta un vivac situado en el espolón, a 5.300 m de altitud, “todavía a una distancia considerable por debajo de la arista”. Al día siguiente, consiguieron superar ese espolón y alcanzar la arista, algo por encima de los 5.550 m, superando dificultades de hasta M5. La nube que les envolvía se había ido poniendo más y más amenazante, lo que les hizo desistir de continuar hasta la cumbre, iniciando el descenso hasta el campo base desde la propia arista.

 

FUENTE: Desnivel  http://desnivel.com

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post